196. ¿Por qué los hombres no envidian los senos?

Cada vez que se pone en juego en la teoría al falo como el significante que señala la diferencia sexual -los niños lo tienen, las niñas no-, y que, tal y como lo señala Freud, por tenerlo desencadena en el niño la angustia de castración, y por no tenerlo desencadena en la niña la envidia del pene, suele aparecer, del lado de una mujer, la pregunta por la envidia en el hombre. Casi siempre se trata de una pregunta hecha por una mujer que reivindica su posición como sujeto femenino. La pregunta que suele hacer a este respecto es: si las mujeres envidian el pene, por qué los hombres no envidian los senos. O el vientre, al fin y al cabo un hombre no puede engendrar hijos. Se trata de una muy buena pregunta, así se trate de una reivindicación. La posición sexual del sujeto está determinada por tener o no tener ese significante que remite siempre a ese órgano del pene... ¿por qué al pene y no, por ejemplo, a los senos?

Muchas feministas siempre se han peleado con este asunto y han tratado de reivindicar la falta de senos en el hombre para colocar en la misma posición subjetiva a los hombres y las mujeres; aquí es donde se equivocan: colocar a los hombres y las mujeres en una posición equivalente, homogénea, como si se tratara de un problema de justicia distributiva: los hombres tienen pene y las mujeres tienen senos.

Es un hecho que los hombres no viven como una castración ese dato de no tener senos o no poder traer hijos al mundo, es decir, que los hombres no envidian a las mujeres por su posesión de senos y útero, no desean tener senos o tener un vientre, como si sucede con la niña que, enterada de su castración -“no tengo lo que el niño si tiene”-, anhela llegar a tener el falo que le falta -lo cual es un dato que nos enseña permanentemente la clínica psicoanalítica-. “Hasta hoy -dice Miller (2002)- es un hecho que un tengo esencial, primordial recae sobre el pene” (pág. 153). Además, hay aquí en juego un dato que es radical, y es que, con los senos no se puede copular; es con el falo con el que se copula. Por eso las mujeres que tienen relaciones sexuales entre ellas, suelen hacer uso de objetos fálicos para poder simular dicha unión.

Comentarios

Anónimo dijo…
No estoy de acuerdo. Las mujeres no necesitamos objetos fálicos para obtener satisfacción sexual. Hará falta ser mujer para poder entenderlo!... Los hombres siempre han tenido esa idea en la cabeza que la mujer sólo goza con un objeto fálico... cuando con la mera estimulación del clítoris basta para obtener placer y por consecuencia un orgasmo. Que hubiera pasado si Freud hubiera sido mujer? Hubiera dicho..."La envidia del clítoris, de los senos, o de todo el cuerpo femenino"?, se me hacen más envidiosos los hombres que sólo pueden tener placer por su pene y no en todo el cuerpo como las mujeres.
Smartphone dijo…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Smartphone, I hope you enjoy. The address is http://smartphone-brasil.blogspot.com. A hug.
Marcela dijo…
Hola Bernal
Creo que hay una parte que no está resuelta completamente, y que hay que aclarar; es cierto que Freud llegó hasta el punto de decir que la niña tiene envidia del pene, pero afortunadamente, Lacan hizo otro aporte.
Mientras en la teoría freudiana la cuestión femenina queda atrapada en los callejones sin salida de la llamada envidia de pene, la tesis de Lacan reabre el debate al basar la diferencia sexual en la estructura misma del lenguaje. La diferencia sexual se inscribe en el inconsciente en términos fálicos, como una presencia-ausencia, porque este es el funcionamiento del significante. Lo que falta a la niña no es un pene sino un significante que diga qué es una mujer. Lo cual duplica la dialéctica fálica respecto a Freud, de un problema de tener o no tener el falo a un problema de serlo o no serlo.
Marcela Arroyave
kike dijo…
estoy de acuerdo con marcela es justamente eso... freud plantio la teoria y lacan la retomo y la completo... bueno lo interesante de esta teoria es que hay como nuestra amiga "anonima" que realmente le toca el fondo el inconsciente y como planteas en el otro documento no hay igualdad... y no la puede haber... el falo se representa y se simboliza de varias maneras y en esas tiene partida la mujer... es interesante la reestructuracion que hizo lacan respecto a la castracion ya que abrio un poco el punto de vista respecto a la mujer...

son muy interesantes los documentos... gracias y exitos Dr. bernal
Terminando de leer este artículo como muchos otros de mi interés que usted mismo publica, queda en mí la sensación de que hace falta algo más por decir de eso llamado "falo". Si reducimos falo igual pene, entonces no tendría porque ser tan significante, puesto que si bien sirve para la copulaciòn, no todo pene es acto para ello, algunos o quizás muchos no cumplen con las características para hacerlo, como la esterilidad, la impotencia, lo mas que minúsculo en otros o a causa de alguna mutación o patología, etc. (esto sin nombrar complejos que obstaculizan la libido).
Así pues, el falo entendido solo como pene pierde todo sentido y valor simbólico. El falo contemplado mas allá de una mera diferencia física “que a temprana edad es prácticamente la diferencia mas relevante entre un niño y una niña” adquiere toda relevancia simbólica puesto que este que lo tiene es visto y aceptado de manera diferente (en el espacio socio-cultural) que aquel que no lo tiene, es decir, es evidente que a lo largo de la historia ser mujer (ser niña), significa el no acceso a ciertos privilegios, derechos, goces, posición y estatus, etc. de lo cual el hombre si disfruta por el solo hecho de ser hombre y gracias a las disposiciones y organización política y socio-cultural impuestas por gobernantes del mismo genero (patriarcado), es decir, que mas que envidiar al niño por tener pene con el cual se copula, la niña envidia aun mas, eso que parece exclusivo de aquellos que lo tienen, eso que hay detrás del falo, envidia mas el significado que el significante.
MONTOYAAL dijo…
STIVEN MONTOYA
EN CUANTO A LA PREGUNTA QUE SE PLANTEA¿ POR QUÉ LOS HOMBRES NO ENVIDIAN LOS SENOS?, SACARÍA LA ÚNICA RESPUESTA QUE ME PARECE LA MAS OBVIA, PORQUE SI SU MAYOR GUSTO PARA LOS HOMBRES EN EL SEXO, LOS SENOS SON INDISPENSABLES, ME IMAGINO QUE NO HABRÍA NINGÚN MOTIVO DE ENVIDIA, LO ÚNICO QUE SE NOS OCURRIRÍA DECIR, ES QUE, SI SU ORIENTACIÓN SEXUAL ES DIFERENTE PUEDE QUE SE GENERE ENVIDIA EN CUANTO A ELLO, POR EJEMPLO UN TRANSGENERO O CON EL MAYOR DE LOS RESPETOS UN GAY FRUSTRADO POR ELLO. POR OTRO LADO, ES DESCABELLADO PENSAR QUE LAS MUJERES TIENEN ENVIDIA DEL PENE, ELLAS A PESAR DE QUE NO LO TENGAN, SUS RESPUESTAS SEXUALES ESTANDO CON UN HOMBRE O CON UNA MUJER APLICA EN TODO SU CUERPO, ES DECIR SI BESAS SUS SENOS, SI LA ACARICIAS, Y OTRA INFINIDAD DE COSAS, Y ESTOY HABLANDO DE CUALQUIER ORIENTACIÓN SEXUAL, ELLA RESPONDE A ESOS ESTÍMULOS. EN CONCLUSIÓN LAS MUJERES TIENEN UNA VENTAJA SEXUAL Y SIN DUDA SON SUS SENOS Y PARA LOS HOMBRES ESTO NO ES ENVIDIABLE PUES A ELLOS LOS MATA Y HAGO HINCAPIÉ EN EL CASO DE QUE EL HOMBRE SEA DE OTRA ORIENTACIÓN SEXUAL, Y LA MUJER NO NECESITA DE UN PENE PARA SU SATISFACCIÓN SEXUAL. AQUÍ NO HABLEMOS DE ENVIDIA,SINO DE MENTALIDAD SEXUAL Y POR SUPUESTO DE UNA ORIENTACIÓN SEXUAL. LOS HOMBRES DEBERÍAN SENTIRSE ORGULLOSOS PORQUE TIENEN MAS DISTRACCIÓN SEXUAL CON LOS SENOS Y LAS MUJERES DEBERÍAN SENTIRSE ORGULLOSAS PORQUE SUS SENOS SON EXQUISITOS TANTO PARA LAS LESBIANAS COMO PARA LOS HOMBRES HETEROSEXUALES.
Anónimo dijo…
Querida Anónimo: No puedes comparar el orgasmo clitoridiano con el vaginal. Es distinto, y si no has vivido el segundo, jamás sabrás que es mejor que el primero.

Entradas populares